Ozono en el Cuerpo

El ozono entra al cuerpo cuando usted respira. Mientras en la boca y la nariz el ozono reacciona con los revestimientos de las vías respiratorias y inician reacciones químicas que causan que los tejidos se rompen y luego se recombinan con el oxígeno en exceso. Esta recombinación compromete la estructura de los revestimientos, que normalmente actúan para evitar que las bacterias y otros microorganismos entren en los pulmones.